Condiciones para su instalación

Condiciones para su instalación

 

Para una instalación de Ariete Hidráulico debemos comprobar si existe un caudal de agua contante y un desnivel en el terreno. Una vez comprobado que se tienen las condiciones y nos decidimos a instalar un Ariete Hidráulico, lo primero es tener en cuenta estos 3 puntos:

 

1.Caudal disponible. (litros/minuto)

2.Desnivel de trabajo.(metros)

3.Altura a la que se quiere elevar el agua. (metros)

 

Caudal disponible

 

Para saber de cuanto caudal de agua disponemos hay que calcular cuántos litros de agua nos suministra la captación del río, arroyo o manantial en el periodo de tiempo de un minuto.

 

Colector de fuente

 

Para medir con exactitud el caudal es recomendable recoger el agua en un depósito y al vaciarlo medimos cuantos litros/minuto disponemos. Este depósito de recogida inicial del agua del arroyo o fuente hace la función de colector para mantener unas condiciones hidráulicas constantes, es decir de esta forma se mantiene un suministro constante de agua al depósito de suministro del Ariete. (Figura 1)

 

Si la toma de agua es de un río y el caudal es constante se puede prescindir del colector de fuente y medir los litros/minuto directamente.

 

Depósito de suministro del Ariete

 

Este depósito es el que va a suministrar el agua al Ariete por medio del conducto de impulsión. Las dimensiones pueden variar según el caudal, si es un caudal abundante y sobre todo constante un depósito de 200 a 300 litros de capacidad es suficiente. No obstante cuanto mayor sea su capacidad mucho mejor. Este depósito tendrá una salida para acoplar el conducto de impulsión y deberá estar a unos 10 o 15 cm por encima del suelo de depósito. A la salida de este conducto de impulsión es imprescindible acoplar un filtro para evitar que entren partículas en suspensión a las válvulas de Ariete. (Figura 1)

 

Conducto de impulsión

 

Este conducto es el que transporta el agua del depósito de suministro a la bomba de Ariete, el agua que circula en su interior es el combustible de la instalación y requiere especial atención.

 

El material más indicado es el acero galvanizado por ofrecer muy poca resistencia al rozamiento y al ser más rígido, el golpe de ariete es más efectivo.

 

En la práctica se ha demostrado que en conductos de polietileno se pueden llegar a conseguir unas características similares, siendo ese material más económico y maleable.

 

La superficie interior del polietileno es bastante uniforme y cuanto mayor sea el diámetro, menor será la resistencia al rozamiento. Por ese motivo se recomienda emplear un diámetro mayor para el conducto de impulsión que el diámetro del Ariete.

 

Para crear las condiciones de rigidez, una solución es enterrar el conducto bajo tierra o anclarlo bien para contrarrestar la elasticidad del polietileno, una ventaja adicional de estar enterrado es que queda protegido contra las heladas.

 

Este conducto deberá ser lo más recto posible y no podrá tener reducciones ni ángulos muy pronunciados, si es necesario bordear un obstáculo (una piedra por ejemplo) se hará una curva muy abierta y sin empalmes.

 

Todas estas medidas se tomarán en cuenta dentro de lo posible y en la práctica se ha comprobado que se puede obviar alguna de ellas si se gana en desnivel de trabajo (H).

 

La longitud del conducto de impulsión guarda una relación directa con el desnivel de trabajo (H). Por lo general por cada metro de caída deberá tener una longitud de 4 metros (4/1). Si el caudal de la fuente es muy alto con una relación 3/1 es suficiente, en cambio si el caudal es bajo es recomendable alargar el conducto con una relación 6/1.

 

 

Para resumir debemos intentar que el conducto de impulsión tenga una longitud superior a 10 metros e inferior a 30 metros. Esto siempre dentro de lo posible. Por esta razón cada instalación será única al estar sometida a las condiciones del terreno.

 

Desnivel de trabajo

 

Si el agua del conducto de impulsión es el combustible del Ariete, el desnivel de trabajo es el motor de la instalación. Cuanto mayor sea el desnivel, mayor será el rendimiento. Debemos intentar conseguir la mayor caída posible para un funcionamiento óptimo de la instalación.

 

Este desnivel de trabajo (H) guarda una estrecha relación con la altura de elevación (h). Conociendo a que altura queremos elevar el agua podemos calcular un promedio del mínimo desnivel para que la instalación sea rentable.

 

Un ejemplo: queremos elevar el agua a 25 metros (h) por encima de la fuente o manantial, y disponemos de 4 metros de desnivel de trabajo (H). El Ariete estará a 29 metros por debajo de los depósitos (25 metros + 4 metros = 29 metros). Hay que dividir la altura total (29 m) entre el desnivel de trabajo (4 m).

 

29 / 4 = 7.25

 

Ese resultado es la relación de alturas (H/h = 7.25). Debemos intentar acercar esa relación a 4. Si se consigue una relación de alturas con un valor aproximado a esa cifra conseguiremos un mejor rendimiento de la instalación. (Figura 2)

 

Por ejemplo: si a esa misma instalación le aumentamos el desnivel de trabajo 3 metros más hasta llegar a los 7 metros la relación de alturas sería:

 

25 + 7 = 32 / 7 = 4.5 H / h = 4.5

 

En este caso nos acercamos más a 4 y el rendimiento será mayor. (Figura 3)

 

No obstante con una relación de alturas por encima de esa cifra el Ariete también bombeará agua, eso sí un porcentaje menor, pero si el caudal de fuente es alto, regulando la válvula de choque del Ariete también se puede incrementar el rendimiento.

 

Conducto de elevación

 

Por medio de este conducto el agua es transportada a los depósitos de almacenamiento. El material más adecuado es el polietileno y es de menor diámetro que el Ariete, pero en algunos casos en que el conducto tenga más de 100 metros de largo es aconsejable utilizar un diámetro mayor para disminuir las pérdidas por fricción.

 

Depósitos de almacenamiento

 

En estos depósitos se almacena el agua que bombea el Ariete. En su funcionamiento normal el bombeo de agua es constante, por lo que es aconsejable colocar un rebosadero para que el agua sobrante fluya a otro depósito, a su cauce natural o retorne al depósito de suministro de agua del Ariete.

 

Instalación del Ariete

 

La instalación de la bomba de ariete es bastante sencilla. Solo hay que empalmar el conducto de impulsión y el conducto de elevación. La toma del conducto de impulsión está preparada para acoplarle un conducto de polietileno con su correspondiente acondicionamiento o acero según se decida.

 

El Ariete deberá estar bien sujeto a una base sólida mediante tornillos debido a que su funcionamiento básico es a golpes y dispondrá de una canalización para el agua sobrante. En los Arietes Alba la carcasa del resorte envuelve a la válvula de choque y la mantiene sumergida en el agua, de esta forma evita que entre aire dentro de la cámara del Ariete cuando disminuya la presión interior y mantiene una evacuación del agua sobrante más controlada.

 

En la siguiente imagen podemos ver una instalación completa de Ariete. (Figura 4)

 

 

 

Ariete Alba compacto con válvula de choque de 2 " y media
Ariete Alba compacto con válvula de choque de 3 " fabricado en latón

Si en alguna ocasión no podemos instalar la bomba de Ariete en un punto más bajo por diversas razones (pendiente peligrosa, una valla en medio, etc) una solución es alargar la válvula de choque y el resorte hasta un sitio más bajo sin mover toda la bomba. La distancia no debe sobrepasar los 4 metros para que el golpe de ariete sea efectivo. De esta forma ganaremos un poco más de caída y comprobaremos un incremento del rendimiento. (Figura 5)

 

Dimensionado de Ariete

 

El rendimiento de la instalación es directamente proporcional al caudal disponible y al desnivel de trabajo, por lo tanto la elección del diámetro del Ariete es un punto importante.

 

Los modelos disponibles de arietes Alba son el modelo compacto con válvula de choque de 2 pulgadas y media fabricado en latón y polipropileno y el modelo compacto con válvula de choque de 3 pulgadas fabricado en latón y polipropileno o completamente de latón.

 

Partiendo de estos dos modelos se pueden acondicionar dependiendo de las condiciones de cada sitio y circunstancias.

 

 

 

 

 

 

 

La elección del Ariete de 1 pulgada es la mas usada por la mayoría de los clientes, su versatilidad y su precio final están bastante compensados, incluso si se quiere mejorar el rendimiento se le puede acoplar una válvula de choque de mayor tamaño sin tener que invertir en una bomba de mayor calibre.

 

Si disponemos de un caudal abundante es preferible invertir en una bomba con el diámetro correspondiente a la tabla anterior aunque su precio sea mayor.

 

Ajustes finales de la instalación

 

Una vez hecha la instalación y la bomba esté funcionando podemos hacer algunos ajustes según nuestras necesidades.

 

La mayor ventaja de este tipo de bomba es que funciona continuamente durante todo el día, por lo tanto no se debe dar prioridad a los volúmenes de agua que bombea sino a la continuidad del caudal que sube. Si el depósito de suministro del Ariete siempre tiene agua, la instalación funcionará ininterrumpidamente.

 

Para instalaciones con un caudal muy ajustado, podemos calcular cuántos litros/minuto se pierden en la salida de la bomba. Debemos intentar que fluya menos cantidad de agua de la que suministra el manantial o fuente regulando la apertura de la válvula de choque. De esta forma mantendremos un equilibrio entre el agua entrante y la que no se utiliza.

 

El bombeo de agua por el sistema del Ariete Hidráulico hay que verlo como un conjunto en general, desde las condiciones del terreno (desnivel, caudal) hasta la altura a la que queremos subir el agua. De nada nos sirve la bomba de Ariete si no existe un desnivel de trabajo. Por lo tanto si no se crean las condiciones del terreno su instalación es inviable.